Ir al contenido

Decálogo de la ciudad creativa

9 de octubre de 2017 | 12:00 pm

Los municipios de la Red asumieron el compromiso de trabajar con los diez puntos en común como inspiración.

Durante el segundo encuentro de la Red de Ciudades Creativas (RCC) 2017, que se desarrolló en la ciudad de Buenos Aires el 5, 6 y 7 de octubre, los municipios del programa firmaron un decálogo, que detalla 10 puntos para inspirarse para ser una ciudad creativa.

La fundamentación se basó en que recibir la distinción de “ciudad creativa” era, por un lado, una motivación para que las ciudades que forman la red promovieran en sus localidades las condiciones para retener y atraer el talento; y además, que era una oportunidad para elaborar colaborativamente una agenda de desarrollo urbano, social y económico que tuviera a la creatividad y al intercambio entre pares como insumo estratégico para enfrentar los desafíos que presenta el futuro del empleo y del desarrollo urbano, en términos de inclusión y competitividad.

La Red de Ciudades Creativas se propone como la plataforma común para que cada una de sus miembros se comprometa a trabajar en que las ciudades estén cada vez más preparadas para profesionalizarse y salir al mundo.

Decálogo para una ciudad creativa

1. La ciudad creativa es inclusiva y diversa
Es una ciudad que asegura espacios de intercambio para la pluralidad de ideas y el pensamiento crítico.

Es una ciudad que trabaja para que todos sus ciudadanos tengan acceso a iguales oportunidades y no sufran discriminación.

Es una ciudad que garantiza la convivencia y la igualdad, tanto en el acceso a los bienes y contenidos culturales, como en las oportunidades de desarrollo de las capacidades expresivas de sus habitantes.

Es una ciudad convencida de que el talento y la identidad que caracteriza a las industrias creativas son activos estratégicos en la generación de valor agregado y creación de empleo.

2. La ciudad creativa fomenta la cultura y la creatividad
Es una ciudad que considera a la creatividad como un factor central para el desarrollo y prioriza a las industrias creativas en su política de desarrollo local y de cooperación internacional. Reconoce la importancia de políticas sólidas para promover la diversidad cultural, proteger el patrimonio cultural y apoyar la contribución de las industrias culturales y creativas en la creación de empleo.

La ciudad creativa alienta a una ciudadanía creativa. Es un ciudad que busca aumentar la participación ciudadana, en donde gobierno y ciudadanos pueden cocrear soluciones para enfrentar desafíos locales, explorando cómo este proceso conduce a la innovación, refuerza la democracia local y contribuye a la mejora de las administraciones públicas municipales.

3. La ciudad creativa cuida el medio ambiente
Es una ciudad que piensa en el medio ambiente generando las medidas necesarias para reducir y separar los residuos que generan sus habitantes, así como también para promover el ahorro energético y el uso del transporte público.

Promueve, además, asociaciones con empresas y con la sociedad civil para encontrar soluciones a los desafíos urbanos actuales.

4. La ciudad creativa se apropia de su espacio público
Es una ciudad que fomenta la cultura y la creatividad en la generación de espacios públicos, buscando realzar la participación ciudadana y la cohesión social. El espacio público modela la identidad de la ciudad y ayuda a mejorar la calidad de vida de sus habitantes, cuya libertad de acceso y circulación deben ser garantizadas.

5. La ciudad creativa se piensa a sí misma también desde una perspectiva de género
Es una ciudad que incorpora la perspectiva de género para pensar temas vinculados al espacio público, el transporte, la seguridad, la educación sexual, poniendo la igualdad de derechos y oportunidades de sus ciudadanos y ciudadanas en el centro de la formulación de sus políticas públicas.

6. La ciudad creativa es una ciudad conectada con sus creativos
Es una ciudad que conoce su ecosistema creativo, lo conecta y lo ayuda a trabajar en red.

Es una ciudad con un gobierno dispuesto a co-crear sus políticas públicas con la clase creativa de su ciudad, sumando a la mesa de diálogo a todas las áreas necesarias para resolver problemas multidimensionales.

7. La ciudad creativa está orgullosa de su identidad
Es una ciudad orgullosa de su tradición y patrimonio que, además, está dispuesta a repensar su identidad en el presente.

La ciudad creativa es una ciudad que quiere turismo, que la conozcan y la vuelvan a conocer.

8. La ciudad creativa es innovadora
Es una ciudad audaz, que se anima a pensar nuevas soluciones para viejos problemas.

Es una ciudad que no confunde innovación con novedad, y que sabe que no sólo se innova con tecnología, sino experimentando soluciones junto con la comunidad, a través del pensamiento crítico y de procesos creativos.

9. La ciudad creativa es una ciudad que aprende
Es una ciudad que valora fuertemente el aprendizaje y el conocimiento, donde el talento es nutrido, apoyado, promovido, premiado y celebrado, porque entiende que su principal capital son las personas que habitan en ella.

Es más que un lugar con muchas instalaciones educativas y un alto número de graduados, aquí los individuos sienten que pueden empoderarse y las organizaciones –públicas, privadas y del tercer sector– se reúnen para trabajar juntas hacia objetivos comunes.

10. La ciudad creativa genera oportunidades y es emprendedora
Es una ciudad que aspira a más, que es dinámica y vital, y que está siempre alerta a las oportunidades. Es una ciudad que apoya el emprendedorismo, y que elabora las herramientas necesarias para que sus habitantes sean agentes de cambio.

Es una ciudad que crea las condiciones necesarias para que las personas puedan imaginar, pensar y prepararse para los nuevos escenarios en el mundo cultural, urbano y laboral.