Ir al contenido

Encuesta de Consumos Culturales NOA


En promedio, en la región NOA los niveles de ingreso son inferiores a los de otras regiones del país, como Patagonia, Buenos Aires y Centro1. Factor que incide de modo directo en determinados consumos culturales, en particular, aquellas actividades que no se desarrollan en el hogar, como el cine, los recitales de música en vivo o el teatro, u otras que implican erogaciones de dinero, como la compra de libros o los abonos por servicios de streaming de contenidos audiovisuales o música.

Del mismo modo, el nivel de ingresos tiene incidencia en aquellos consumos que requieren equipamientos específicos: mirar televisión, escuchar música en el estéreo el auto, leer diarios en Internet son consumos culturales que implican la utilización de soportes determinados (televisores, automóvil con estéreo, dispositivo con acceso a Internet). Además, el estado de los equipos influye en el acceso a algunos productos culturales, ya que con el paso del tiempo, las tecnologías evolucionan y los aparatos se vuelven obsoletos: los cambios en los estándares de definición de la imagen en los televisores son un buen ejemplo.

A medida que los niveles de ingreso bajan, también lo hacen las oportunidades para la adquisición de bienes y servicios culturales y para la compra o renovación de equipamiento.

Además, la infraestructura en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) constituye una variable central para el acceso a productos culturales que circulan por Internet. Los datos reflejan el estado de la región en cuanto al acceso a la red de banda ancha domiciliaria y la de Internet móvil 4G. El retraso en la cobertura de esta infraestructura se traduce al consumo de productos culturales transmitidos en plataformas de streaming y consumos vía Internet en general.

Es así que nivel de ingresos, equipamiento e infraestructura cultural condicionan los consumos culturales, que en el NOA presentan valores inferiores a los promedios nacionales, con la excepción del baile y el consumo de contenidos televisivos, donde la región muestra los valores más altos en tiempo de consumo diario.

Los resultados de la Encuesta Nacional de Consumos Culturales realizada 2017 permiten caracterizar hábitos y prácticas culturales de los habitantes de la Argentina. En este informe se focalizará en la información relevada para Catamarca, Jujuy, La Rioja, Tucumán, Salta, y Santiago del Estero.

El comportamiento más destacado que mostró la ENCC 2017 atraviesa prácticamente todos los consumos culturales y da cuenta de la relación entre el nivel general de ingresos y la capacidad de consumo cultural de las personas. El consumo en general está directamente relacionado con el ingreso o cantidad de dinero disponible en cada hogar: cuanto mayor es este, mayores son las posibilidades de acceder a bienes y servicios. La regla aplica, lógicamente, también a los consumos culturales.

No obstante, los cambios en la estructura de los consumos culturales en el NOA siguen las mismas tendencias generales de la ENCC 2017 en su conjunto: universalización de uso de Internet, consumo de TV y escucha de música.

La ENCC 2017 revela que en el NOA un 72,8% de la población usa Internet, mientras que en 2013 ese porcentaje era del 54%. Según la ENCC 2017 el 80% de los argentinos se conectan de manera asidua a la red y en Patagonia, la región más conectada, este valor alcanza el 89,3%.

Otra tendencia general verificada en la ENCC es que, en cuanto al soporte de conexión a Internet, la PC ya no es el soporte más usado para navegar en Internet, sino que fue reemplazado por el celular para casi todos los consumos culturales digitales. Los datos nacionales indican que casi el 90% de la población tiene celular, y el 75 % lo utiliza como una terminal multifunción de consumo cultural: escucha música, ve películas y series, lee y juega videojuegos. En el NOA el 78% de la población tiene al menos un celular, y el 69,2% accede a Internet por medio de ese dispositivo.

En este marco, se espera que la convergencia digital lleve al aumento de la conectividad en región de la mano de los celulares inteligentes (y los servicios de telefonía móvil) y no de las computadoras personales.

1. Los valores de la región NEA, en cambio, reflejan una situación similar a la región NOA.

Etiquetas: ,